viernes, 21 de abril de 2017

Por fin he tomado la decisión de publicar lo que tengo archivado.
Hoy saco mi libro de poesía.
Estoy muy feliz por ello.
http://amzn.to/2pLk772

martes, 21 de febrero de 2017

Mira que te lo dije

Mira que te lo dije. Que te cansarías de mí. Que te cansarías de mi empalago de estar pegado a ti como una lapa. Y tú me decías que no. que eso nunca sucedería. Y no llevamos ni siquiera un año juntos y ya te cansaste, ya ni siquiera te duermes abrazada a mí, como te gustaba al principio. Ya sé que estás pensando, como un niño pequeño, y tú también. Y lo peor de todo es que lo ves como un reproche y te enojas y empiezas con tus improperios, con tus gritos, con tus muecas de disgustada para que te deje en paz. Y yo te dejo en paz y me voy alejando… Y esto que creció un día como la espuma, se desvanece del mismo modo. Y pienso para mis adentros: es la ley de la espuma. Y me pregunto si todo tiene que ser así. Lo más fácil es pensar que todo tiene un principio y un final. Como una ley de la vida. Y me vuelvo a preguntar - me hago muchas preguntas- eso que nos unió con tanto fervor, con tanta pasión, con tanto color de rosa y cielo azul despejado. Eso que nos hacía sentir como flotando sobre nubes blancas ¿adónde fue a parar? ¿Existirá un paraje en el universo donde se escondan todos esos sentimientos y sensaciones? Ahora entiendo bien un comentario que hiciste muy al principio, cuando todo estaba comenzando. Fue acerca de lo que relató tu mejor amiga la primera vez que la vimos. <> y se te salió un “¡qué horror!” Yo no espero que estemos 60 años juntos, pero es que ni siquiera hemos coronado un año y ya ves, parecemos una pareja con mucho tiempo juntos. Sé que soy un iluso y quiero pensar que lo nuestro duraría mucho más. Para serte sincero, no le puse fecha de vencimiento. Intento recordar algo que dijo alguien de por qué se separan las parejas. Lo escuché en un audio y me pareció muy buena la razón. Y me vuelvo a preguntar ¿cuál es el verdadero sentimiento que une a los humanos?

A veces voy por la calle y veo parejas de la mano, sonrientes, felices; se nota que hay algo en ellos que irradia, que sienten y no existe nadie más en el mundo que ellos, y los veo, los observo y me surgen más preguntas… Alguien decía que las parejas cuando se gritan, es porque ya no se escuchan, porque al principio se susurran. Nosotros nos gritamos ¿recuerdas cuando nos hablábamos bajito? No quiero vivir en el pasado, pero hay algo que rememoro para no sé qué… Total decirte esto no va a servir de nada, ya nos ha tomado ventaja esta situación y nos alejamos uno del otro cada vez más… Mira que te lo dije. Que te cansarías de mí.

sábado, 18 de febrero de 2017

Es un gran día.
Por fin sale a la luz mi primer libro de relatos.
Lo pueden adquirir Aquí: http://bit.ly/LaVidaEsMorir



viernes, 3 de mayo de 2013

Otro camino

                                                      A los Poetas en la red, de abril,
                                                      en Santiago de Compostela.


No he hecho el Camino de Santiago.
No soy un peregrino de rodillas lastimadas.
 Vengo a poner la palabra que ya existe
y a regar los corazones de belleza.
Soy un peregrino de la palabra
que busca la paz y la venganza;
el odio y la mentira;
la envidia y el amor
para unirlas en una y solo una
para que no devore corazones
ni mate más hombres inocentes .
Quiero poner mi fe muda
al servicio de la vida y el amor,
la esperanza y la alegría.

jueves, 7 de febrero de 2013

Déjala a ella que sea pájaro

Déjala a ella que sea pájaro, se le escuchó decir a la abuela desde la cocina donde se tomaba un chocolate humeante y espumoso. Su hijo Cándido había perdido el trabajo hacía ya varios meses, muchos meses, y a ella, a Esperanza, se le había metido en la cabeza la necesidad de emigrar a algún país del norte a buscar trabajo. Ambos que siempre han detestado a los inmigrantes, ahora se convertirán en eso: inmigrantes. Al menos ella, la más radical con los inmigrantes, estaba convencida que esa gentuza venía a empeorarle la situación a sus compatriotas, que venían a quitarles puestos de trabajo y no les importaba hacer el oficio que fuera. ‹‹Otros vienen a robar››, se le oía vociferar. ‹‹ ¿Por qué diablos no se quedan en sus países? ¿Qué se les ha perdido aquí?››, decía.
No se les ha perdido nada. Ahora aquí no hay nada que valga la pena. Esto se nos ha ido al mismísimo diablo.